LAS LATINAS AUMENTAN SU PRESENCIA EN EL MUNDO DEL GOLF

LAS LATINAS AUMENTAN SU PRESENCIA EN EL MUNDO DEL GOLF

 

LAS LATINAS AUMENTAN SU PRESENCIA
EN EL MUNDO DEL GOLF

Dic. 21, 2022 - USGA


El reciente encuentro de cerca de 40 madres, hijas, tías y sobrinas latinas en el campo de golf de Brookside, al lado del Rose Bowl, en Pasadena, California, es un reflejo del aumento de la participación de las mujeres hispanas en el golf tanto en Estados Unidos como en América Latina.

“Se me funde el corazón al ver la chispa en los ojos de las muchachas cuando hacen contacto con la bola y sale volando. Y me encanta que podamos contar con tres generaciones de latinas –abuelas, madres e hijas,” dijo entusiasmada Azucena Maldonado, fundadora de la Latina Golf Association, que organizó el evento en colaboración con el First Tee de Pasadena y el apoyo de la Asociación de Golf de Estados Unidos (USGA).

“Reconocemos y apreciamos el gran apoyo y la alianza con la USGA que nos permite mejorar y fortalecer las aptitudes de nuestras participantes a través del golf”, comentó Bob Baderian, responsable del First Tee de Greater Pasadena, una de las organizaciones beneficiarias de las donaciones IDEA de la USGA para promover la inclusión, la diversidad, la accesibilidad y la equidad en el golf.

Ante el aumento de la participación de los latinos en el golf –alrededor de tres millones según algunas estimaciones recientes—la USGA está enfocando varios de sus programas en la población hispana y en los territorios bajo su jurisdicción, que abarcan Estados Unidos, Puerto Rico y México.

Entre sus objetivos está intentar cambiar la dinámica de la industria con programas de pasantías para desarrollar el talento entre la comunidad hispana y exponer a estudiantes latinos a oportunidades profesionales en el golf.

Para el puertorriqueño Francisco Rivera, director adjunto de reglas de la USGA y promotor de los primeros cursos sobre las reglas del golf en español en Estados Unidos, “proporcionar materiales educativos para golfistas hispanohablantes es esencial para superar la brecha con una comunidad que apoya apasionadamente el golf”. 

Francisco Rivera, director adjunto de reglas de la USGA (Photo USGA)

‍La pasión creciente de los latinos por el golf tiene su origen en leyendas del deporte como el puertorriqueño Chi Chi Rodríguez y los mexicanoamericanos Lee Treviño y Nancy López. Una historia que han prolongado la mexicana Lorena Ochoa y la chicana Lizette Salas.

“Espero que el futuro del golf represente la diversidad, la inclusión y la accesibilidad en todo el país, sin importar el estatus financiero, la raza o la etnicidad. Eso es algo que tuve que enfrentar cuando era joven”, dijo Salas, que se ha convertido en un ejemplo a seguir por el grupo que, según la World Golf Foundation, está creciendo más rápido en el golf, las jóvenes latinas.

“Desde que se creó la Latina Golfers Association hace 15 años, nuestra membresía ha aumentado hasta 3.000 golfistas solo en Los Angeles”, dijo Maldonado y señaló que, incluso antes de la pandemia, estaba creciendo el número de latinas de todas las edades que estaban aprendiendo a jugar al golf. Este crecimiento también tiene su origen y eco en los dos principales países de origen de la población hispana en Estados Unidos, México y Puerto Rico.

La ex golfista profesional mexicana, Lili Álvarez, administra la organización Xuntas, la versión moderna de Impulsando el Golf Profesional Mexicano, fundada por Lorena Ochoa. “Queremos dar a las muchachas acceso a recursos, comunidad y conocimientos”, dijo Álvarez, que sueña con expandir la iniciativa a varias generaciones de golfistas latinas en México, Estados Unidos y el mundo hispano en general.

Laura Diaz, Dir. Iniciativas Comunitarias y de Inclusión (Photo LPGA)

‍
Dentro de la Asociación Profesional de Golf Femenino (LPGA), la puertorriqueña Laura Díaz dirige las iniciativas comunitarias y de inclusión, que incluye las 500 sedes en Estados Unidos de Girls Golf, el único programa de golf especializado en crear ambientes propicios para las niñas, muchas de ellas latinas. “Quiero que más jóvenes hispanas, afroamericanas y asiáticas vivan la experiencia del golf”, dijo Díaz.


Estas iniciativas están teniendo impacto en los torneos juniors más importantes de Estados Unidos –como las finales de Drive, Chip & Putt en Augusta National o el U.S. Girls Junior– en los que participan cada vez más muchachas con apellidos Marín, Clemente, Romero. Y se están sintiendo en los circuitos universitarios y profesionales, con centenares de jugadoras hispanas y latinoamericanas.

“Hay un número significativo de jóvenes en la universidad que sueñan con llegar a ser jugadoras de la LPGA. No tengo ninguna duda de que el número de golfistas latinas recreacionales y competitivas va a continuar creciendo”, dijo Maldonado, que espera agregar muchas más golfistas a su “familia”.